jueves, 18 de septiembre de 2014

BAKLAVA DE CHOCOLATE Y ALMENDRAS


Sí, lo se, en plena operación después de las vacaciones quiero quitarme ya los kilos cogidos en verano, y muchas otras frases más que se me vienen a la cabeza, como se me ocurre traer esta receta al blog.
Lo que pasa es que esta baklava está tan rica que no me podía aguantar más el compartirla con todos vosotros.
Así que si estabais pensando en hacer algo dulce este fin de semana os aconsejo de todas todas esta receta que seguro os va a gustar.



Y con ese chocolate derretido...


Ingredientes:
(he utilizado un molde rectangular de 19x11cms.)

5 hojas de pasta filo que como eran grandes partí por la mitad obteniendo de esa manera 10 trozos que son los que necesitaréis para esta receta
80 grs. de mantequilla
50 grs. de almendra molida
120 grs. de Nutella
70 grs. de chocolate negro de cobertura

Para el almíbar:

100 grs. de azúcar
60 grs. de agua
2 cucharaditas de agua de azahar

En primer lugar derretimos la mantequilla y ayudados de una brocha de cocina untamos el molde con la misma. Encima ponemos una hoja de pasta filo y untamos bien de mantequilla, repitiendo la operación hasta poner cinco untando bien de mantequilla cada vez.
Echamos encima de las 5 hojas de pasta filo las almendras, la Nutella y el chocolate troceado, y repetimos la operación volviendo a poner una hoja de pasta filo, mantequilla y así sucesivamente hasta terminarlas.
Doblamos los filos, untamos la superficie con mantequilla y cortamos con un cuchillo la baklava en cuadrados, este paso es importante porque si la cortáis al salir del horno se os romperá.
Metemos en horno precalentado y horneamos a 180º con calor arriba y abajo durante unos 15 o 20 minutos, hasta que veamos que está tostada.
Mientras hacemos el almíbar poniendo todos los ingredientes en un cazo al fuego y dejando hervir hasta que el azúcar se disuelva, unos 5 minutos. Apartamos del fuego y reservamos
Una vez horneada la baklava sacamos del horno y todavía caliente bañamos con el almíbar.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y casi mejor de un día para otro.

Ya solo nos queda comer y disfrutar.

jueves, 11 de septiembre de 2014

BARRITAS ENERGÉTICAS CON CHOCOLATE


El otro día me di cuenta que tenía un montón de paquetes a medias de frutos secos, fruta desecada, cereales y semillas, utilizados para hacer alguna que otra receta y después olvidados en la despensa.
Para darle salida a parte de todo ello decidí hacer unas barritas energéticas mezclando un poco de aquí y un poco de allá y el resultado me sorprendió para bien ya que quedaron deliciosas. A mi me gusta comerlas los días en que se que voy a tener una mañana movida y que desde el desayuno al almuerzo no voy a tener tiempo para comer nada consistente, aunque casi nunca me como una entera porque la verdad es que llenan muchísimo.
Finalmente les añadí también un poco de chocolate en la base por darle más alegría si cabe a las barritas.
Una vez hechas aguantan estupendamente en la nevera envueltas en papel de aluminio o en un bote hermético.
Espero que os gusten y por supuesto adaptadlas a vuestro gusto.


Ingredientes:
(para 14 unidades)

* Cuando indico un vaso como medida es de los normales de agua.

1 vaso de copos de avena
1 vaso de semillas de sésamo
1 vaso de coco rallado
1 vaso de avellanas crudas sin piel ligeramente troceadas (utilicé el mortero para picarlas)
1 vaso de fruta desecada en este caso utilicé dátiles, arándanos, piña y papaya todo ello troceado
3 cucharadas de miel de romero
2 cucharadas de azúcar moreno
40 grs. de mantequilla
180 grs. de chocolate negro al 70% de cacao

Mezclamos en un cuenco grande los copos de avena, el sésamo y el coco rallado. Reservamos.
En un cazo ponemos a calentar la fruta, las avellanas, la miel, el azúcar y la mantequilla, apartando una vez veamos que la mantequilla se ha derretido y el conjunto ya está caliente y compacto.
Unimos esta mezcla con los ingredientes secos reservados e integramos. Reservamos.
Ponemos papel de aluminio en la base de un molde cuadrado y untamos con un poco de aceite.
Derretimos el chocolate al baño María o en el microondas a intervalos de 20 segundos cada vez y removiendo.
Una vez derretido echamos encima del papel de aluminio en el molde y extendemos.
Pasados un par de minutos echamos encima la mezcla reservada y aplanamos para que quede la superficie uniforme.
Metemos en la nevera durante 7 horas.
Pasado ese tiempo desmoldamos, quitamos el papel de aluminio y cortamos las barritas.

Listas para consumir.

domingo, 31 de agosto de 2014

POTAJE DE HABAS SECAS CON BERENJENAS DE RABO LARGO


Holaaaaa! Hoy estoy de vuelta de las vacaciones y aunque este día suele ser algo durillo sobre todo hasta que vuelves a la rutina pues es lo que hay y eso que he estado echando euromillones todo el verano para evitar este día pero nada de nada.
En verano no suelo cocinar mucho, bueno rectifico, más que cocinar soy la pinche de mi madre y disfruto muchísimo con ello.
La receta que hoy os traigo es en concreto uno de esos platos en los que hago de pinche encantada de la vida ya que además es uno de mis platos favoritos.
Es una receta tradicional de Arjonilla un pueblo de Jaén de la que son oriundos dos de mis abuelos y se suele comer para sus fiestas patronales en honor a San Roque durante el mes de agosto.
A mi es que me chifla, es uno de mis platos preferidos, así que en cuanto llegamos a casa de mis padres en verano lo primero que le pido a mi madre es que haga este potaje que además es totalmente estacional ya que las berenjenas que lleva que son “las de rabo largo” y que se utilizan también para poner en vinagre solo se dan en verano. La receta de las berenjenas en vinagre ya la publiqué el año pasado y la podéis ver aquí.
Este año me pegué a mi madre cual lapa en la cocina para tomar buena nota de todo y poder compartirla con vosotros.
Quería comentaros también que podéis hacer el potaje con berenjenas normales y habas secas e incluso con berenjenas de rabo largo y lentejas, vaya un remix en toda regla y aunque el resultado no es el mismo la verdad es que a veces me pueden las ganas de comerme una cucharada de potaje que me recuerde al originario.
Espero que os guste y que lo hagáis porque además de sanote es muy nutritivo y así casi ni os vais a enterar de la vuelta de las vacaciones.

Mi madre en plena faena

Ingredientes:

½ k de habas secas peladas
1,250 k de berenjenas de rabo largo
1 cebolla grande
5 ajos
2 tomates rallados
2 cucharaditas colmadas de pimentón
Colorante alimentario
Un puñado grande de hierbabuena fresca
Un par de hojas de laurel
3,5 litros de agua
Medio vaso de aceite de oliva virgen extra
Sal

En primer lugar ponemos en remojo con agua fría las habas durante un par de horas.
Aparte troceamos las berenjenas tal y como se ve en las fotos que os he puesto más arriba, separando el rabo de la cabeza y troceando la cabeza en unos cuatro trozos. Del rabo tendremos que retirar la parte central porque es muy dura y hebrosa.
Echamos las berenjas en agua durante unos 15 minutos para que pierdan parte de su amargor.
En una olla echamos el aceite de oliva y sofreímos la cebolla y los ajos ambos troceados en trozos pequeños. Pasados unos 5 minutos añadimos las berenjenas escurridas del agua y sofreimos durante unos 20 minutos a fuego medio. Echamos un poco de sal.
A continuación incorporamos al guiso los tomates rallados y sofreímos durante unos 5 minutos.
Añadimos las habas escurridas del agua y pasados un par de minutos el pimentón, el agua y el colorante, dejando cocer el conjunto durante una media hora a fuego medio con la olla medio tapada.
Pasado ese tiempo rectificamos de sal y añadimos la hierbabuena, continuando la cocción durante media hora más a fuego medio bajo hasta que las habas estén tiernas.
Pasado ese tiempo apartamos del fuego y listo para comer y como suele ocurrir en todos los potajes al día siguiente de cocinarlo está más rico.