viernes, 24 de octubre de 2014

CROQUETAS DE SALCHICHÓN DE MÁLAGA #saboramalaga


Holaaaa!
Que no, que no me he olvidado de vosotros pero es que un día por el otro pues eso que se te lían las semanas.
Hoy os traigo una receta de croquetas bastante original y que desde luego no se me hubiese ocurrido cocinar nunca, y no me refiero a las croquetas que son un plato obligatorio en mi casa porque nos encantan, sobre todo a mi marido, sino concretamente a las croquetas de salchichón de Málaga. Y es que algunas de mis amigas blogueras las hacen y desde que las vi en cada uno de sus blogs se me antojaron aunque las he hecho a mi estilo.
El salchichón típico de Málaga es muy carnoso, de sabor suave y muyyy tierno, así que con estas referencias y si no disponéis del producto en vuestra zona pues no os preocupéis hacedlo con algún salchichón que se adapte más o menos a estas características.
Espero que os guste la receta y a disfrutar del finde!


Ingredientes:

200 grs. de salchichón de Málaga sin piel y muy picado
1 cebolla pequeña
350 ml. de leche entera
4 cucharadas colmadas de harina
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal
Pimienta negra molida
Nuez moscada molida

Para el rebozado: harina, huevo y pan rallado

Pochamos la cebolla en el aceite de oliva hasta que tome algo de color, apartamos y trituramos con la batidora junto con la leche. Reservamos.
En el mismo aceite tostamos ligeramente la harina y añadimos la mezcla de leche y cebolla hasta que no tenga grumos.
Incorporamos el salchichón, salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada.
Removemos la mezcla a fuego medio, medio-fuerte, con cuidado de que no se nos pegue durante al menos cinco minutos, hasta que veamos que va adquiriendo consistencia.
Una vez lista la masa apartamos y echamos en una fuente tapando bien con film transparente para que no le salga costra.
Cuando la masa esté fría, yo incluso la meto un rato en la nevera para que tome cuerpo, vamos dando forma a las croquetas y las rebozamos en harina, huevo y pan rallado por ese orden.

Y ya tenemos listas unas croquetas riquísimas y super originales.

jueves, 25 de septiembre de 2014

PIMIENTOS ROJOS RELLENOS DE ARROZ AL HORNO


Ahora que ya medio se puede pensar en encender el horno porque parece que definitivamente ha remitido el calor, os traigo una receta que tenía muchas ganas de compartir con vosotros.
Es una receta muy típica de Valencia que además de fácil de hacer nos da un sinfín de posibilidades porque al arroz le podemos añadir lo que más nos guste, y basta después con rellenar los pimientos y al horno que se encarga de hacer el resto del trabajo.
En este caso he utilizado atún para el relleno pero hacedlos a vuestro gusto, lo único importante es la cantidad de arroz que para un pimiento rojo grande son unos 80 grs., y aunque os parezca que el pimiento queda medio vacío después os aseguro que llena el pimiento completamente.
Espero que la hagáis y que os guste.


Ingredientes:
(para 2 unidades)

2 pimientos rojos grandres
1 cebolla pequeña
160 grs. de arroz
100 grs. de tomate frito
2 latas de atún
Hierbas aromáticas al gusto: perejil, cilantro, orégano…
100 ml. de agua
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal

Ponemos el aceite en una sartén y pochamos la cebolla con un poco de sal hasta que esté blanda. Añadimos a continuación el atún sin el aceite que lleva en la lata y el tomate frito. Incorporamos hierbas aromáticas al gusto.
Por último añadimos el arroz y mezclamos para que se integre con el sofrito. Apartamos y reservamos.
Quitamos la parte del tallo del pimiento con mucho cuidado de manera que quede como un sombrerito y quitamos las pepitas y filamentos del interior del pimiento.
Rellenamos los pimientos.
Cerramos los pimientos con la parte del tallo y fijamos con palillos para que no se abran al hornear.
Ponemos los pimientos en una bandeja de horno junto con el agua y añadimos un poco de sal y aceite encima de cada uno.
Tapamos la bandeja con papel de aluminio.
Horneamos en horno precalentado a 200º durante 1 hora con calor arriba y abajo.
Una vez pasada la primera media hora quitamos el papel de aluminio.
Cuando ya estén hechos apagamos el horno, sacamos la bandeja y dejamos reposar los pimientos unos 5 minutos antes de comérnoslos.

Y a disfrutar.

jueves, 18 de septiembre de 2014

BAKLAVA DE CHOCOLATE Y ALMENDRAS


Sí, lo se, en plena operación después de las vacaciones quiero quitarme ya los kilos cogidos en verano, y muchas otras frases más que se me vienen a la cabeza, como se me ocurre traer esta receta al blog.
Lo que pasa es que esta baklava está tan rica que no me podía aguantar más el compartirla con todos vosotros.
Así que si estabais pensando en hacer algo dulce este fin de semana os aconsejo de todas todas esta receta que seguro os va a gustar.



Y con ese chocolate derretido...


Ingredientes:
(he utilizado un molde rectangular de 19x11cms.)

5 hojas de pasta filo que como eran grandes partí por la mitad obteniendo de esa manera 10 trozos que son los que necesitaréis para esta receta
80 grs. de mantequilla
50 grs. de almendra molida
120 grs. de Nutella
70 grs. de chocolate negro de cobertura

Para el almíbar:

100 grs. de azúcar
60 grs. de agua
2 cucharaditas de agua de azahar

En primer lugar derretimos la mantequilla y ayudados de una brocha de cocina untamos el molde con la misma. Encima ponemos una hoja de pasta filo y untamos bien de mantequilla, repitiendo la operación hasta poner cinco untando bien de mantequilla cada vez.
Echamos encima de las 5 hojas de pasta filo las almendras, la Nutella y el chocolate troceado, y repetimos la operación volviendo a poner una hoja de pasta filo, mantequilla y así sucesivamente hasta terminarlas.
Doblamos los filos, untamos la superficie con mantequilla y cortamos con un cuchillo la baklava en cuadrados, este paso es importante porque si la cortáis al salir del horno se os romperá.
Metemos en horno precalentado y horneamos a 180º con calor arriba y abajo durante unos 15 o 20 minutos, hasta que veamos que está tostada.
Mientras hacemos el almíbar poniendo todos los ingredientes en un cazo al fuego y dejando hervir hasta que el azúcar se disuelva, unos 5 minutos. Apartamos del fuego y reservamos
Una vez horneada la baklava sacamos del horno y todavía caliente bañamos con el almíbar.
Dejamos enfriar a temperatura ambiente, y casi mejor de un día para otro.

Ya solo nos queda comer y disfrutar.